El académico de la lengua Salvador Gutiérrez ha señalado hoy a la ausencia de una “madurez lectora” como una de las causas de la crisis educativa, ya que a su juicio quien no consiga automatizar el proceso de enfrentarse a un texto escrito está “condenado al fracaso”.

Durante el pregón de la Feria del Libro de León, el académico ha afirmado que si no se da una lectura fluida, ágil y transparente la capacidad de atención estará concentrada en el “proceso material de descifrar los signos gráficos y se sentirá incapaz de acceder al contenido”.

“La lectura es una destreza que se apoya en una habilidad no adquirida de modo espontáneo, sino aprendida con esfuerzo, continuidad y constancia y es una técnica cognitiva compleja como escribir a máquina, tocar el piano o la guitarra, que se aprende a través de una práctica larga”, ha apostillado.

Por ello, si la práctica de la lectura no hace mella en los estudiantes la vista de estos “se detendrá en el cristal, pero no logrará observar lo que ocurre al otro lado de la ventana”.

El fracaso escolar de muchos alumnos “no se origina” en un déficit de memoria ni de inteligencia, sino en no haber conseguido una madurez lectora a su tiempo, ha defendido.

En la etapa de aprendizaje y de la adopción de hábitos es “fundamental” la labor del maestro y de la familia, ya que “el niño ha de leer en la escuela y también en casa”.

Por otro lado, Salvador Gutiérrez ha señalado como en la actualidad “vivimos un período de transformación que comienza a alterar el equilibrio ecológico de la galaxia Gutenberg” con la llegada de un nuevo soporte, el libro digital, que se presenta como heredero de la era del papel y “amenaza seriamente el futuro de algunas profesiones”.

A su juicio, el libro digital tendrá un “efecto devastador”, ya que pese a las ventajas que introduce, con este nuevo formato se perderán “virtualidades” de su hermano impreso, ya que “no leemos sólo con los ojos, sino también con los dedos, con el olfato e incluso con el oído en la percepción de sonido del papel y en el paso de las hojas”.

“Estos momentos en los que la crisis azota al libro y a todo su sector, debemos tomar conciencia de que lo único que puede salvarlo es la lectura, y es necesario crear un culto”, ha añadido.

Fuente: EFE.com