Publicación by UnoiNews on 24 octubre, 2016. Accede al original

En su conferencia “Reinventando la educación del siglo XXI”, Tony Wagner, miembro del Laboratorio de Innovación de La Universidad de Harvard, plantea que el desempleo y subempleo son condiciones presentes en todo el mundo. Muchos egresados universitarios no tienen empleo o están subempleados con salarios que no corresponden a lo que estudiaron.

El investigador señala que hay un conjunto de competencias que todo joven debe estar encaminado a dominar, no solo para obtener y conservar un buen empleo, sino –igualmente importante-, para ser un aprendiz de por vida y para ser un ciudadano activo e informado.

Probablemente –dice Wagner–, por primera vez en la historia de la humanidad han convergido las habilidades para el trabajo, las habilidades para el aprendizaje y las habilidades para la ciudadanía. Cuáles son?. Él las llama las siete habilidades de supervivencia:

  1. Pensamiento crítico y resolución de problemas

Todos los líderes de cualquier sector, empresas grandes, pequeñas o sin fines de lucro, esperan que todos sus empleados piensen constantemente en cómo mejorar su producto, su proceso o su servicio. El pensamiento crítico comienza con la habilidad de hacer las preguntas correctas, buenas preguntas. No sobre memorizar las respuestas correctas.

  1. Colaboración a través de redes y liderazgo por influencia.

Cada vez más el trabajo se hace de manera colaborativa (excepto en educación). De hecho, cada vez más en forma virtual, conectando a equipos de personas en diferentes partes del mundo para buscar soluciones aplicables en más de un país. La forma en que estos equipos son liderados es muy diferente: yo no son dirigidos por supervisores que les dicen qué hacer, sino por sus pares a través de la influencia. Son quipos increíblemente diversos, de modo que hay que tener una profunda apreciación de la diversidad

  1. Agilidad y Adaptabilidad

El la velocidad de los cambios y la complejidad de los problemas simplemente demandan que seamos más adaptables, en contraste radical con la continuidad e inmovilidad en las escuelas que difícilmente demandan nada de esto.

  1. Iniciativa y emprendedurismo

Un importante empresario me dijo que ejecutivos como él se desvelaban preocupados sobre mantener vivo el espíritu de emprendedurismo, en el sentido de iniciativa. Agregó que si tuviera un empleado que se fijara 5 metas, tareas pequeñas, y librara todos los obstáculos para cumplirlas sería muy bueno. Por otra parte, si tuviera un empleado que se fijara 10 metas amplias, aunque sólo tuviese éxito en 7 u 8, sería un héroe. ¿Cuál de ellos sería un estudiante en que nuestras escuelas que consigue tres de diez?

  1. Comunicación efectiva oral y escrita

Ésta es la principal queja de los empleadores y profesores universitarios. Según otro alto ejecutivo, los estudiantes universitarios no saben escribir no sólo porque no tienen una razón para ello, sino porque no saben escribir con voz ni imprimir su propia pasión y perspectiva en sus comunicaciones, de manera que sea persuasiva.

  1. Acceso y análisis de información.

Internet que crece de manera exponencial y cambia constantemente. ¿Cuántos de nuestros chicos de secundaria saben hacer una búsqueda efectiva en Internet? ¿Cómo hacer una buena pregunta y luego analizar los resultados y aplicarlos a la resolución de un problema o a algo que quieran conocer? Esto cobra relevancia, en particular si consideramos que prácticamente todas las secundarias cuentan con acceso a Internet.

  1. Curiosidad e imaginación

Debemos hacer que todos los egresados que estén listos para la innovación y para resolver problemas de manera creativa; no para una economía de consumo, sino para resolver los problemas actuales que enfrenta el género humano.

_______________

Según Wagner, para educar en el presente siglo debemos convertirnos en defensores de los resultados que más importan, entre los que ciertamente no incluye al sistema actual de evaluación del sistema educativo, basado en recordar hechos y que en su opinión no aporta nada.

Necesitamos enseñar las cuatro C’s: pensamiento Crítico, Colaboración, Comunicación y problemas Creativos.

La evaluación debe reformarse con pruebas selectivas donde no sea necesario examinar a cada niño, cada año. Quisiera ver a cada alumno con un portafolio digital de evidencias, incluyendo el dominio de las habilidades que más importan, comenzando por las cuatro C´s ya mencionadas.

Otra propuesta es que se dedique 20 por ciento del tiempo del aula para que los alumnos diseñen su propio aprendizaje. Que puedan diseñar sus propias lecciones, que formulen sus propias preguntas e investigaciones.